¿Porque subimos de peso en época de frio?

Los días fríos son enemigos de nuestra dieta y la falta de calor nos hace creer que necesitamos comer más. Aumentamos las calorías en nuestros alimentos,

Optamos por comer dulces o chocolates, ya no tomamos agua sino infusiones o café entonces consumimos más azúcar. Y por último usamos abrigos, chompas, ropas sueltas y no nos damos cuenta que estamos subiendo de peso.

Pero la verdad es que se trata sólo de una excusa ya que no hay condiciones físicas que exijan aumentar las calorías en la dieta, ni mucho menos optar por los dulces o chocolates.

¿Qué podemos comer para mantener nuestra figura en invierno?

La mejor forma de prepararse para los problemas invernales es mantener una dieta equilibrada que en esta época debe incluir una mayor cantidad de proteínas y grasas para compensar el mayor gasto calórico y las necesidades de la época fría.

Es el momento de ir incluyendo en nuestra dieta los platos de cuchara como las sopas, legumbres y guisos de patatas con carne o pescado alternados con una buena cantidad de verduras, ensaladas y frutas. Asimismo, es preciso aumentar la ingesta de lácteos para compensar el descenso de la síntesis de la vitamina D en nuestro organismo. Yogures, quesos frescos y todo tipo de derivados lácteos son un buen complemento a nuestra dieta ya que, además de su riqueza en calcio, aportan proteínas de gran importancia a la hora de nuestra propia reconstrucción celular.

La miel, además de aportar calorías de utilización rápida por su contenido en hidratos de carbono, es rica en jalea real que aumenta el tono vital, por lo que conviene incluir una pequeña cantidad diaria en nuestra dieta preventiva.

Recomendaciones para esta época

  1. Comer Sano: Ante los cambios de estación es muy importante cuidar lo que comemos para fortalecer nuestro sistema inmunológico y potenciar así las defensas del organismo. Una alimentación sana y equilibrada, basada en productos ricos en vitaminas y minerales, es fundamental para tener una buena salud y prevenir las gripes y catarros que suelen hacer su aparición con los primeros fríos.
    Comienza el día con un desayuno completo que te aporte la energía necesaria para afrontar la jornada lleno de vitalidad. Frente a las comidas ligeras que nos ayudaban a combatir el calor del verano, con la llegada del invierno el organismo requiere de un mayor aporte de calorías. Llena tus menús con alimentos de temporada en su estado natural; además de ser los más saludables, conservan intactas todas sus propiedades nutritivas, suelen ser también los más económicos y los que menos perjudican el medio ambiente.
  2. Realiza ejercicio físico: El sedentarismo es uno de los principales males que aquejan a las sociedades modernas. Llevar una vida activa, en la que la práctica regular de ejercicio físico juegue un papel protagonista, ayuda a prevenir la obesidad y las enfermedades derivadas del exceso de peso (diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, etc.). Además, las personas que hacen deporte de forma habitual suelen tener hábitos de vida más saludables. Si durante las vacaciones has comenzado a practicar alguna modalidad deportiva, aprovecha para continuar con esta sana costumbre durante el resto del año. Organiza tu agenda y dedica al menos cuarenta y cinco minutos de tu tiempo diario al ejercicio físico.
  3. Toma Tonatrim plus: Tonatrim Plus actúa promoviendo el cambio en la composición corporal, es decir ayuda a reducir grasa corporal mientras mejora el tono muscular. Con Tonatrim Plus vas a notar una gran pérdida de volumen, el cuerpo se ve más delgado y más firme. Tonatrim Plus reduce la grasa gracias a sus componentes como el CLA que actúa en el cuerpo transformando el metabolismo de la grasa a través de los adipositos que son células de grasa y disminuyéndolos en número y tamaño, además de desintegrarlos por completo y evitar que se almacenen en nuestro cuerpo.